sábado, 20 de febrero de 2010

Se van...

 

Todo acaba. El Carnaval se acerca a su final con la quema de la sardina.  Aquí se  representa con el muñeco
Crispín. Se disuelve en el aire como los recuerdos de los que gozaron estas carnestolendas. 

3 comentarios:

Juan T.A. dijo...

Todo al fuego, que todo lo purifica. Tan antiguos los ritos del fuego como del agua, y con el fuego empieza el ramadán cristiano, más o menos lo mismo.
Saludos

Merce dijo...

Ya queda menos para los próximos ;)

Biquiños

josé luis dijo...

Una eterna lucha entre el agua y el fuego o al revés.

Saludos.