jueves, 14 de mayo de 2009

El drago...


Lo pusieron cerca del mar para ver si la brisa le bañaba con agua salada.
Pero se sentía solo, a pesar de que no faltaban las turistas de todas latitudes.
No era su sitio. Se sentía desplazado. Abría sus brazos clamando que lo llevaran
a su verdadero hogar...

2 comentarios:

laquesuscribe dijo...

No tengo ni idea de fotografía pero en esta transmites un no se qué... que me ha gustado, JL

josé luis sánchez dijo...

Pues no tengo ni idea que será...tal vez que cada especie necesita su habitat propio.