viernes, 13 de marzo de 2009

Platero...


Platero creció. Su mirada parece más triste. Las circunstancias le obligaron
a dejar de pasear juguetón por las calles del pueblo. Y tuvo que someterse
a un trabajo duro.
Atrás quedaron sus vivencias festivas y alegres

2 comentarios:

laquesuscribe dijo...

Espero que al menos, siga siendo pequeño, peludo y suave...

josé luis sánchez dijo...

Creo que aun mantiene algunas de esas características. Se cambia, pero no tanto como para perderlo todo...