martes, 24 de febrero de 2009

Al otro lado...


Y rodeando a la plaza una red de tasca permitían degustar tapas
y vinos. Mientras el exterior vivía al socaire del buen tiempo.

2 comentarios:

laquesuscribe dijo...

Esta me invita al viaje astral para sentarme en una de esas sillas y contemplar esa vista.

josé luis sánchez dijo...

Y a tomarnos unas cañas y charlar de tantas cosas...